Especialista en Cirujía Base de Craneo, Hipofisis Endoscópica,Columna Vertebral, Sindrome Piriforme
Cirugía endoscópica de la hipófisis
Una de las últimas aplicaciones de la endoscopia, en la especialidad de Neurocirugía, es su uso para el abordaje de la hipófisis y más concretamente, para el tratamiento de los tumores de dicha glándula.
Estos tumores son bastante frecuentes y representan alrededor del 20 % de la totalidad de las lesiones expansivas cerebrales.Hasta los años setenta la forma de extirparlos era a través de una craneotomía, es decir, abriendo el cráneo, y tras separar el lóbulo frontal, proceder a su extirpación. Lógicamente, los riesgos estaban relacionados con lesiones del tejido cerebral y las complicaciones hemorrágicas eran serias, al producirse junto al cerebro.A finales de los setenta se estableció como norma de buen hacer, el uso de la vía de microcirugía transesfenoidal, es decir, abrir la mucosa de la encía superior siguiendo el tabique nasal bajo microscopio hasta llegar a la glándula por debajo, aprovechando el espacio vacío que representa el seno esfenoical.

De esta forma, los postoperatorios se minimizaron tanto en días de ingreso como en resultados estéticos y sobretodo en cuanto a complicaciones. La única queja postoperatoria ligada a la técnica era la sensación de falta de sensibilidad en la encía, y a veces, dolor o complicaciones del tabique nasal.La cirugía endoscópica constituye un avance más. Se trata de introducir el endoscopio a través de una de las fosas nasales, con lo que nos ahorramos la herida de la encía y la lesión del tabique nasal, llegando al seno esfenoidal a través del "foramen esfenoidale".Los resultados clínicos son igual de satisfactorios que con la transesfenoidal, pero los pacientes son dados de alta a las 24 /48 horas y las molestias nasales son inapreciables.